Autodescripciones cojudas I (no se aseguran futuras entregas)

Iba a responder otra pregunta trascendental de las que despistadas y demasiado inocentes y perdidas almas dejan en los comentarios, pero me encontré con algo que no podía dejar pasar.

En el Hi5 (no me pregunten que hacía por ahí, talvez tenìa algo que ver con tratar de encontrar más fotos de las que me llegan casi a diario con los emails “heavy” gracias a un buen pana que tiene sus fuentes y consigue las mejores fotografías de soft-erotismo-cuasi-light-porn de guambritas de estás tierras en la página en mención), en fin, ahí me encontré con una joyita digna de mención.

Claro está que describirse uno mismo puede resultar jodido, pero por eso no voy a poner la primera barrabasada que se me cruzó por la mente y que alcancé a retener después de esquivar toda la cursilería y bohemia rosa que seguramente tenía en la cabeza y poner en el “Acerca de mí” algo así como lo siguiente:

“…y me fascina todo lo que sea intelectual.”

¡J E S U S F U C K I N G C H R I S T!

¿Se imaginan a alguien como Einstein, Dalí, Hemingway, Cortázar o a alguien medianamente intelectual colocando eso en su auto descripción? NO ¿verdad?

Hi5, otro de los tristes lugares en donde se destila la cojudez humana.

P.S. sí, si tengo cuenta ahí, pero está vacía, la abrí para justamente tener acceso a las fotos power y/o perfiles y descripciones ridículamente graciosas. Además para destilar mi pedantería y narcisismo sin necesidad de publicar mis fotos ya tengo este blog. Si una pareja heterosexual me presenta testimonio de haber tenido carnal intercourse entre ellos gracias al Hi5 podría estar pensando en usar esa cuenta.

En un pequeño motel, ahora sí.

En un pequeño motel - Radio 04

El equipo investigativo de Radio 04 decidió auspiciar un estudio sobre la cultura motelera quiteña y contactó a tres expertos en motelería y comportamiento salvaje del homo sapiens en situaciones sexuales clandestinas en la selva de cemento.

En un pequeño MotelSin escatimar esfuerzos ni recursos se llevó a cabo una investigación de campo en la ciudad de Quito y el resultado de este profundo estudio y experiencia sera hecho público para toda la comunidad científica (y morbosa) este jueves 22 de marzo de 10 a 12 de la noche, en Radio 04.

Toda la info en el blog de Radio 04

Tratando de compartir

Soy malo para asistir a funerales, misas de honras, entierros o a cualquier situación que implique expresar pesar a los directamente afectados. Soy una pesada masa impávida que respira y que se mueve lentamente sin saber qué hacer ni qué decir.

Trato de ponerme en el lugar de los que están sufriendo y pienso que en esos momentos a mí no me gustaría estar rodeado de tanta gente y peor aún preocupado por cosas logísticas y de organización para que no falte comida, espacio o sillas para los que siguen llegando. Me gustaría estar con los míos, con los que son y los que siempre se cuenta y sufrir y llorar con ellos para luego reír recordando todo lo bueno, gil, bacán, cague de risa o “propio” que era el que se fue o alguna cosa por el estilo.

Pero somos animales de costumbres y en el fondo los humanos somos solidarios (aunque más bien creo que lo somos por encimita) y hay que cumplir con todos esos rituales que se debe cumplir en estos casos. Así que otra vez hay que hacer presencia sin saber qué hacer ni qué decir… pero esta ocasión tratando de entender lo que pasa y hacer algo que de alguna manera resulte útil o por lo menos no tan inútil.

Ya mucha gente (que uno no conoce y posiblemente por primera vez la esté viendo) está ayudando con los asuntos  organizativos y triviales, pero prácticos al fin y al cabo, así que por ahí ya no se encuentra la oportunidad de meter mano, ya saben eso que “muchas cocineras dañan el caldo”.

Luego de ver a toda la gente ahí reunida, unos conversando normalmente, aunque en voz baja, otros llorando o con muestras de haberlo hecho, uno que otro viejito luchando contra el sueño y algunos niños que no bajarán la voz o la intensidad de sus gritos mientras no obtengan su caramelo o chupete, quedo finalmente en las mismas. ¿Qué hago?

Pienso que si uno cree en un ser o fuerza superior no habrá nada que tratar de entender o sobre lo que pedir explicaciones, inútilmente se pasará el tiempo tratando de buscar los “por qué”, no hay mucho que entender, pero si bastante que aceptar. Entonces no encuentro más opción que intentar compartir la carga de los que están sufriendo la pérdida de primera mano, la carga soportada es más llevadera con más puntos de apoyo, y trato de ser uno. Y así, a mi manera y de una forma voluntaria, desinteresada y porque me nace (“de corazón” como diría alguna tarjeta Hallmark); sufrir mi cuota con ellos, por ellos; guardar el pedacito de luto que me corresponde o que busqué me corresponda, porque son de los míos, gente buena que muchas veces demostró cariño y preocupación por mí, sin yo talvez merecerlo.

Y sí, la vida sigue siendo una mierda y aunque parezca injusto, inhumano e indolente tenemos que seguirla viviendo y regresar a nuestra absurda normalidad mientras sufrimos lo que nos corresponde y llevamos el luto que hemos aceptado. Al fin y al cabo la naturaleza humana más que solidaria es egoísta y hay que ser sinceros y aceptar que uno sufre por uno o por los que quedamos y no por los que se fueron, porque sea como sea, estén donde estén, en el fondo todos sabemos que se encuentran mucho mejor que aquí.

Ecuador: en donde las buenas ideas son llevadas torpemente a la práctica

Ok, seré breve.

Otra vez ha vuelto pasar la mismo; una ideal genial ha sido aplicada al apuro y con una torpeza descarada y sin mayor justificación legal.

El Tribunal Supremo Electoral ha destituido a 57 diputados del Ecuador. La idea es sencillamente espectacular y si en lugar de 57 serían 80 o 95 habría sido casi perfecta. ¿Otras ideas de este estilo? la destitución de Bucaram y la de Lucio, pues. Pero al igual que éstas últimas, la reciente medida tomada por el TSE tiene, para mí, grandes falencias y vacíos legales y de procedimiento.

Yafs, el hecho que tengan que encontrar medidas al apuro y bajo presión no necesariamente significa que salgan con cualquier barrabasada ¿para qué está todo ese montón de “asesores” que pululan en puestos gubernamentales? que hagan patria y por lo menos acoliten a buscar el procedimiento correcto para hacer realidad todas esas excelentes ideas que realmente representan lo que la gente quiere.

Y todavía los diputados lloriquean con el escudo de “fuimos elegidos por votación popular, somos la representación del pueblo”. ¡Vamos! el pueblo no es cojudo, ustedes solo representan los intereses personales, individuales y particulares de la mayoría de los que votaron por ustedes, en estas últimas elecciones los que vieron un poco más allá y trataron de pensar en conjunto, como país, como pueblo, votaron por el nulo que fue el que ganó ¿o no?. El decir que ustedes, señoras y señores diputadas y diputados (por el día de la mujer me permito la niñería de botar a la basura al buen uso del plural) velan solo por los intereses del pueblo y lo representan es tan carepalo como afirmar que el Ku Klux Klan busca la igualdad de género y razas.

¡Feliz día de la mujer! para todas las que pasen por aquí (y bueno, también para todos aquellos que hoy vengan sensibles y con su lado femenino a flor de piel).

iDeoApp: ideas hechas aplicaciones

iDeoApp

Desde el próximo 7 de marzo empezará el proceso de inscripción para participar en iDeoApp.

¿Qué es iDeoApp?

iDeoApp es un concurso que busca crear aplicaciones en línea basados en ideas que serán presentadas por los participantes y de entre las cuales el público en general será quién seleccione la ganadora a través del voto popular.

El autor y promotor de este concurso es el blogger quiteño Juan Fernando Pacheco. iDeoApp es un concurso bastante interesante y prometedor que espero tenga una acogida importante y amplia.

¿Pero qué mismo es?

Veamos, ¿cómo se los pongo? Primero, para los que no lo tengan muy claro; una aplicación web es un programa que no requiere de instalación en la computadora sino que funciona dentro de un navegador web usando la conexión a internet. Con este tema ya un poco más claro digamos que alguien de ustedes, quienquiera, sin necesidad de tener conocimientos mayores de informática y sin saber incluso nada de programación tiene la idea para una aplicación web, creen que debería existir un programita que permita hacer algo que ustedes creen útil, interesante o práctico. Tienen esa idea, pero no tienen los medios o los conocimientos necesarios para llevarla a la realidad y ponerla en práctica. Aquí es donde entra iDeoApp.

Ejemplo: si alguien quisiera tener la opción online de armar la playmate perfecta usando el archivo fotográfico de todas las modelos que han pasado por Playboy y luego configurar esa mujer a la carta para que diga con una voz sensual (y en el lenguaje seleccionado por el usuario) todo un chorizo de dirty talk, solo tienen que enviar la descripción de esa idea al concurso y si ganan la verán hecha realidad, publicitada y posiblemente con opciones de comercialización.

Entonces, si tienen una idea de ese estilo (estilo aplicación web, no estilo playmate de Playboy -aunque es una buena idea- ) dando vueltas en su cabeza desde hace rato, o al leer sobre el concurso se les prendió el foco y se les acabó de ocurrir algo que podría ser una buena aplicación web; traten de plasmar esa idea en papel, descríbanla, dibújenla, limiten sus alcances y establezcan el funcionamiento y opciones de lo que quisieran que sea su aplicación web y desde el 7 de marzo iDeoApp estará recibiendo todas esas ideas para que un jurado las evalúe y para que luego, de entre las 10 aplicaciones que pasen este primer paso de selección, sea el público a través de votación popular quien finalmente elija a las que considere las mejores o más útiles y prácticas.

Así es que ¡pilas! desde el 7 de marzo ya podrán empezar a enviar sus ideas.

Mayor información en la página de iDeoApp, su blog, o el faq.

No me pregunten qué hacemos Rafael Méndez y yo entre los jurados. Yo mismo todavía sigo sin entender.