Post a vaca (o sea, siguiendo un meme)

Bien sabemos que los memes sirven para llenar espacio en un blog cuando el autor no tiene ganas o ideas para colocar algo potable como post. Si alguien cree que los memes son bacanes, “cool” o más aún; originales entonces debe tener serios problemas de daltonismo mental bloguerístico (no existe, pero tiene problemas con eso).

Además los memes suelen ser una oportunidad para sacar a relucir la vagancia y el narcisismo de aquellos que andamos en la infructuosa y nada laudable tarea de tener un blog. Entonces, manos a la obra, vamos con el meme pasado por Eduardo y que dice:

¿Qué usas para trabajar?

– Ya no más Satine ni su reemplazo Justine, por gil ya no sé lo que es trabajar en una laptop 🙁 ahora solo debo conformarme con una modestísma (ya casi prehistórica) computadora Pentium 4 de 2.00 GHz y 256 MB en RAM con un monitor medio decente, de rayos catódicos nada de LCD, de 17 pulgadas con una tarjetica Nvidia de 128MB

– Mouse y teclado IBM (de una Aptiva de 1997). El mouse es de bola y se traba a cada rato, el teclado suena bacán

– Quemador normalito de DVDs

– Discos duros (no sé cuántos) distribuidos en dos computadoras y que en total suman 490GB. ¿Acaso creían que el porn no ocupa espacio?

– Un celularsazo Alcatel (solo Dios sabe qué modelo será pero cuesta 35 balas con 10 “dólar” de tiempo aire) que ni siquiera es mío, me lo prestaron cuando perdí otro celularsazo (el Nokia 1100)

– Una base de caucho con el logotipo de Cisco para poner el celularsazo y que posiblemente cueste más que el teléfono mismo

– Stickie notes, que no se pegan y están hechas de papel reciclado y agarradas con un sujeta papel que también tiene el logo de Cisco.

– Audífonos Genius de 8 “dólar”. Tengo que mover el cable para que funcione el auricular izquierdo

Eso en la oficina, ahora sí cuando hay que salir a la calle a cobrar deudas y controlar a las chicas:

– Blackberry Pearl para recibir las peticiones on line de los clientes

– Colt 45 (creo que ya no las fabrican pero son armas excelentes)

– Una paca de preservativos (para distrubuir a las chicas)

– Una manopla

– El “permiso” de “funcionamiento” dado por la comisaría

– Una linterna

– Cuasimodo, mi pitbull

– Un receptor GPS para visualizar la ubicación de las chicas en tiempo real

– Una caminera con Norteño o Scotch

– Un libro de Cuauthemoc Sánchez para pasar desapercibido y mimetizarme en el bajo mundo

– Y desde que recibimos tarjetas tengo que llevar una estación portátil de verificación y cobro

Dejando a niños pobres sin leche ni pan por comerme las uñas

Creo que soy alguien básico, me gustan las cosas sencillas y disfruto de placeres brindados por situaciones tan simples como comer, ver televisión, leer (ok, apenas voy 3 días en esta fase de lector -de libros-, veamos cómo me va), tirar, dormir, rascarme la cabeza luego de quitarme una gorra que ha estado aprisionando mis superfluos pensamientos por mucho tiempo o quitarme los zapatos al final del día, entre muchos otros detalles que posiblemente enmarañen o compliquen la supuesta característica de ser básico que, según yo, podría definirme de alguna manera.

Al ser básico, o por lo menos pretender serlo, también existe una tendencia MacGyveresca de tratar de solventar cualquier tipo de situación o problema por uno mismo y con la menor cantidad de recursos posibles. Por ejemplo: ¿por qué usar un cortauñas si tengo unos hermosos, precisos y filosos dientes que la naturaleza me ha dado?

Encontrábame entonces yo en mis aposentos colocado en el mismo vórtice imaginario y luminoso creado por la luz de la luna creciente que resaltaba en aquella noche despejada del páramo, los rayos catódicos del aparato de televisión ubicado en el horizonte de la habitación, la iluminación amarilla de lámpara incandescente del poste erguido en la vereda del frente y la luz flurorescente de la lámpara de neón de la sala de estar inmediatamente contigua. Faltando poco para terminar mi labor de “igualar” el largo de las uñas de los dedos de mi mano un grito terminó de improviso el proceso de desdoblamiento espacial y temporal producido por el vórtice luminoso y la alineación de la cuarta casa de acuario, el segundo piso del colegio del frente y la quinta paila del averno: ¡Ayayayaaaaayyyy…. cha madre!

En mi boca no solamente un pedazo de uña, sino también algo de carne (el otro algo de carne seguía todavía en mi dedo, ahí en esa comisura entre la uña y el dedo mismo). Una mezcla de uña, piel, carne y sangre; una parte de un cristiano colgaba de mi boca aún después de haber proferido el grito.

Dolor, hinchazón, infección, pus y más dolor fue lo que se vino después. Parecía que otro pulgar quería nacer de la falangeta del dedo medio. A los pocos días el pus acumulado encontró salida sin ayuda extra, la hinchazón seguía. Debajo de la piel se podía ver que había más pus acumulado que estaba ansioso por salir, así que tuve que forzar un poco esa salida: un alfiler sin esterilizar et voilà; afuera pus… pero el dolor seguía. Ahí es cuando entra en acción la tradición oral médica ancestral y le da tres vueltas a huevadas como la cienciología: 10 minutos con el dedo metido en una taza de leche caliente con pedazos de pan flotando y santo remedio. Aminoró la hinchazón y rebajó muchísimo el dolor.

Una taza de leche y un poco de pan menos para los niños pobres, pero un dedo saludable (o por lo menos humano) para mí.

Overrated: pisando los 30

Si fuera Jesús en 4 años más me crucificarían. Y no es que me esté comparando con él, apenas si compartimos el mismo signo del zodíaco, por lo que deduzco (suponiendo que creyera en todo eso de las vainas zodiacales) que era un tipo bacán o por lo menos medio pilas.

Hace mucho que no he tenido un cumpleaños de esos en que los panas preparan la fiesta con bocaditos, pastel, golosinas y harto trago incluidos. Fueron buenos tiempos, épocas de aprendizaje humano sobretodo, con aquellos compañeros de aulas universitarias pero más aún; compañeros de viaje en esta travesía de vivir entre quienes compartimos nuestro proceso de maduración y que la caída del árbol, cual frutos maduros, nos lanzó a diferentes partes, a unos más lejos que otros y hoy compartimos nuestro pasado común desde diferentes ciudades y países.

Y aunque no fue un chupe con los panas, este año la celebración (con un par de días de anticipación) estuvo realmente digna de recordarse. Una noche que empezó con un burrito y una torta de chocolate acompañados con café irlandés para luego presenciar el show de un DJ en vivo mientras una botella de aguardiente Nariño hacía de las suyas en uno de los mejores lugarcitos de por acá hasta terminar viendo La Pelota de letras ya en la madrugada, todo esto con una grata y bella compañía.

Hoy, a través de todos los medios que la tecnología actual permite, empezaron a llegar los mensajes y saludos con felicitaciones por ser un año más viejo. En momentos como éstos me doy cuenta de la buena posición en que me encuentro (o la suerte que he tenido, como quieran verlo y no es que lo tenga todo, ojo, más bien vivo muy modestamente), la vida ha sido buena conmigo, me ha dado talvez más de lo que merezco y aún así sigo manifestando mi inconformidad y mi deseo de tener más a pesar de saber que estoy siendo sobrevalorado.

Esta sobrevaloración que tiene la vida conmigo y el saber que muchos se acuerdan de uno a pesar de ser uraño, mal genio, medio cojudo y de siempre olvidarme de los cumpleaños de casi todos mis conocidos me hace pensar que en el fondo talvez no soy tan mala persona.

Who’s your daddy? 😉

P.S.- Info del posible chupe cumpleañerístico ¡apúntese ya! (si es pana, claro está)

Llamado al sentido común o metiendo la cuchara donde no me han convidado

Eduardo Palacios ha llevado adelante una buena iniciativa: los premios Erebe.net

La propuesta es buena, sin lugar a dudas, es una excelente oportunidad para que nuevos blogs se den a conocer y para reconocer a quienes se lo merezcan con premios reales (dominio y hosting con WordPress instalado no es cualquier cosa).

Pero (estamos en Ecuador, tiene que haber un pero) la democratización que caracteriza a medios como el internet no siempre es del todo buena (todos estamos de acuerdo en que la democracia en el Ecuador tal y como lo tenemos hoy no funciona ¿correcto?) y es así que tenemos cualquier cosa nominada para mejor blog en las diferentes categorías. Es claro que no están todos los que son ni son todos los que están, pero sería bueno no dejar que blogs más que potables queden detrás de blogs de alta peligrosidad racional para el consumo humano.

El 15 de enero se termina el plazo para las votaciones y se tendrán los resultados, ya no falta mucho y viendo que algunas de esas nominaciones medio cojudas están con una buena posibilidad de ganar me tomo el atrevimiento de hacer un llamado al sentido común y al buen gusto de todos aquellos bloggers que todavía no han depositado su voto en los premios en mención.

No puedo decirles por quién votar, pero si puedo hacer una sugerencia de por quién no votar. Por ejemplo, si van y revisan los blogs nominados estarán de acuerdo conmigo si digo que no sería de buen gusto votar por blogs cuyo nombre inicie con “Time to play…” ¡vamos! hay muchos mejores nominados que cosas como esa. Hay nominaciones peores, sí, pero la que pongo de ejemplo tiene una buena votación (que en un país con Mi Recinto con altísimos raitings, no sorprende) y realmente se me viraría el higado en el caso que llegase a ganar.

Y como parte de toda campaña eleccionaria creo que es justo hacer algo de publicidad por aquellos blogs que nominé:

– En la categoría de mejor blog grupal: DejavuTranspersonal es una muy buena opción para llevarse su voto, es un blog que funciona muy bien en equipo, aunque crean que un beso pueda embarazar, jejeje.

– En la categoría de mejor blog personal: El Apestado, un blog relativamente nuevo (chuta, ni tanto, ya va para el año) con posts interesantes, hilarantes, entretenidos y bien escritos que merecen ser más leídos.

– En la categoría de mejor blog temático: Cobertura Digital, ha sido reconocido a nivel hispanoamericano como un referente del periodismo digital en el Ecuador, también creo que es justo que sea más conocido y, sobretodo, reconocido en el medio local.

He tratado de ser lo menos directo en la recomendación por quién no votar para no herir susceptibilidades, pero ya podrán darse cuenta que soy malo en eso y además: ¿susceptibilidades, a quién le importan?