I feel it in my fingers, I feel it in my toes. Christmas is all around me…

Otra vez fin de año. Poco tiempo, menos plata, mal humor, ocupaciones y trabajos pendientes (a veces acumulados durante todo el año). Un diciembre típico, me permito decirlo.

La pereza otra vez ha ganado, y por si acaso no publique nada más hasta enero, de una vez:

Merry fucking Christmas and a mother fucker new year

Son los deseos de CeroCuatro Inc.

Ho ho ho!

“… So if you really love Christmas,
C’mon and let it snow” – Billy Mack / Love actually soundtrack

P.D Si no tengo mi “noche buena” el niñito puede irse olvidando que alguna vez le haga una novena.
P.P.D Señoritas, solo recibirán una tarjeta de mi parte. Me prometí no volver a regalarles “juguetes” nunca más. Hasta cachetadas obtuve por “dañado”, pero bien que harto uso les dieron y a medio año ya estaban averiguando sobre la garantía.

De como Santos empezó a escoger sus contraseñas

El tipo era un asiduo usuario de internet, online nunca daba su verdadero nombre y todos los conocían solo por “Santos”. No era un experto en cuestiones tecnológicas pero estaba fascinado con el poder que le brindaba esa herramienta a la hora de conocer mujeres, la ventaja de estar tras de una computadora le parecía enorme. Apenas se limitaba a usar su correo electrónico e ingresaba a algunas salas de chat; siempre prefería conocer mujeres de la ciudad o de ciudades vecinas, la posibilidad de llegar a conocerlas personalmente era mucho mayor en ese caso.

Tuvo éxito, como Don Juan cibernético había tenido innumerables victorias que se traducían en encuentros sexuales de carne y hueso (a veces harta carne, a veces harto hueso).

Nunca le prestó mucha atención a eso de sus contraseñas, solo colocaba una mezcla de su número de cédula, fecha de nacimiento y número teléfonico pero llegaría a pensar diferente después de su aventura con Linda, la chica que conoció en un cybercafé. No, no a través de internet sino de frente, en persona, en aquel local de servicio de internet.

La sala estaba casi llena así que Linda se sentó en el único espacio disponible, junto a Santos. La miró y le pareció atractiva desde ese momento, de vez en vez Santos volteaba a mirarla y pudo darse cuenta de la inexperiencia de Linda en el uso y manejo del internet.

– Podría ayudarme – Dijo Linda dirigiéndose a Santos
– Claro, cómo no.
– Necesito cambiar mi contraseña porque he dejado mi messenger abierto en otro cyber.
– Ok, con gusto. Eso es sencillo….

La ayudó a cambiar de contraseña, hablaron un poco e intercambiaron direcciones de email antes que Linda se marche, tenía que viajar, estaba solo de paso.

Desde el día siguiente Santos empezó a intercambiar correos con Linda y ocasionalmente coincidían conectados y podían charlar en línea. Algunos meses después Linda le anunció que otra vez estaría de paso por la ciudad, el encuentro era inminente.

La cita terminó como la gran mayoría de las conquistas que Santos lograba: en el motel Margarita.

No volvió a ver más a Linda pero siguieron en contacto y en uno de los correos Linda le contaba:

“… porque desde esa primera vez que nos vimos el destino ya nos tenía preparado un cruce de nuestros caminos. ¿Recuerdas que me ayudaste a cambiar de contraseña? en esa ocasión mi nueva contraseña fue “Margarita”, que precisamente fue el nombre del lugar de nuestro primer y único encuentro carnal…”

Desde entonces Santos también usa internet para averiguar los nombres de los moteles en cada provincia y cambia su contraseña periódicamente.

Premios Erebenet

Eduardo Palacios desde Erebe.net propone y organiza “Los premios Erebenet”; una iniciativa para elegir a los mejores blogs ecuatorianos.

Ok, eso de “los mejores” es algo bastante subjetivo y no tan práctico tomando en cuenta la gran cantidad de orientaciones temáticas que uno encuentra en los blogs pero es un proyecto que no deja de ser importante e interesante ya que podría servir para que tanto los nuevos bloggers conozcan más blogs que ya tienen un buen tiempo en la blogósfera y para que los que ya tenemos nuestro rato en esto podamos conocer blogs recientes o no tan recientes pero que han pasado algo escondidos o desapercibidos. (Sí, sí, seguramente de cada 20 nuevos blogs que conozcamos apenas nos quedaremos con uno, pero bueno, algo es algo)

Otro aspecto importante de este evento: hay premios verdaderos y útiles; dominio y hosting con WordPress para los ganadores.

Visiten el sitio de los premios y empiecen a hacer sus nominaciones.

www.premios.erebe.net