¿Y la Ñ?

Tengo cara de pocos amigos y soy un cabreado, los que me conocen podrán dar fe de esas características notables que son consecuencia directa de mi escueta personalidad.

Al parecer siempre ando buscando un motivo para cabrearme y cuando no lo tengo me cabreo porque justamente no encuentro razón para cabrearme. Como mecanismo de defensa o para evitar mi temprana auto destrucción, y como sabemos que el cerebro trabaja en formas misteriosas, a veces se rompe ese permanente estado de enojo distrayendo la atención de la mente hacia otras situaciones y es por eso que si no estoy pensando en alguna razón para cabrearme ando planeando la edificación de mi futuro reino/negocio como pornógrafo, o alguna cosa por el estilo.

Y hablando de avestruces entrenadas por la CIA para conducir jet skies kamikazes; en esta semana recordé una de las tantas situaciones que siempre me cabrean (no, no es la estúpida y neanderthalesca manera de hablar de la mayoría de los chapas -policías, pacos, azules, etc-), la recordé mientras escuchaba en la radio a un pobre cojudo decir compaNía en lugar de compaÑía. ¿Qué mismo le pasa a ese tipo de gente? no creo que tengan problemas nasales o bucales que les impida una pronunciación correcta o medianamente decente de la letra que posiblemente es una de las diferencias más significativas de nuestra lengua con relación a otros idiomas. Me da la impresión que lo hacen por llamar la atención, talvez por no sentirse parte del vulgo “¿CompaÑía? eso suena cholo, compaNía suena más refinado” parecería ser lo que piensan antes de pronunciar incorrectamente la palabrita.

Bueno, podría parecer que soy bastante quisquilloso, pero ya no depende de mí, simplemente me cabrea que no puedan/quieran decir “compaÑía”, con Ñ, como se debe hacerlo.

Y para todos aquellos que se incomodan al pronunciar la Ñ en la palabra en mención, traten de ser más congruentes y déjenla de usar definitivamente, de pronto así a finales de diciembre podrán esperar (relajados eso sí) un ANO nuevo.

Grand Cafe: música de bandas sonoras en Radio 04

Grand Cafe, Radio 04

111 años después de la primera exhibición cinematógrafica comercial realizada por los hermanos Lumiere en el Salon Indien del Grand Cafe en París, el cine sigue siendo una gran pasión para muchos.

La música extraída de bandas sonoras de películas siempre será un tema extenso para programas como el de esta ocasión en Radio 04 en el que disfrutaremos de las sugerencias musicales preparadas por Hiscariotte, el blogger invitado para la emisión de esta semana.

El tercer programa con bandas sonoras de películas como temática principal en Radio 04, este jueves 21 de septiembre de 21:00 a 23:00 (Hora de Ecuador, GMT – 05:00) en Radio 04

A perfect lie: música para cirugía plástica

Música para cirugía plástica

Por cuestiones de viaje la semana pasada no hubo emisión de Radio 04 y mientras se prepara el programa de la siguiente semana tendremos este jueves un especial con la música sacada de la sala de operaciones de McNamara/Troy.

La banda sonora de Nip/Tuck será desmenuzada este jueves 14 de agosto en Radio 04 de 21:00 a 23:00 (hora de Ecuador, GMT – 05:00)

“Make me beautiful

Perfect soul
Perfect mind
Perfect face
A perfect lie “

Engine Roome – A perfect lie

Destrusando

TrusaAl mediodía de un sábado, en el sector de la Mariscal, en Quito, las posibilidades de encontrar un local de venta de shawarmas y cervezas con poca iluminación y la suficiente privacidad debido a la falta de concurrencia son grandes.

Luego del respectivo lavado mutuo buco-faringeo usando técnicas francesas e interrumpido bruscamente por el sonido causado por el mesero al posar la botella de cerveza sobre la mesa, iniciaría la típica conversación de doble sentido permanente que sería la cortina de humo perfecta para que la mano que no estaba sujetando el vaso con la bebida de cebada inicie su recorrido exploratorio.

Momentos después de haber explorado el elástico contorno de aquella prenda interior femenina me surgió una duda y solo acerté a salir de ella preguntando directamente a la implicada:

– Oye, ¿esto es una tanga o un hilo? (mientras hacía que el elástico borde de la prenda, a manera de resortera -o simbra, en el argot pastuso- golpee su cadera)
– Es una trusa
– ¿?
– Es mucho más pequeña que una tanga pero más grande que un hilo
– Bacán

Y bueno, no hay por qué entrar en detalles, lo importante es que desde hace rato yo he debido hacerme llamar Phantom “El Destrusador” Delacroix

“El amor es una cuestión de Química, pero el sexo es una cuestión de física. – Anónimo”