Tenía que asistir a la proclamación de abanderados de mi Colegio; y, aunque consciente de que aquello era un acto muy solemne y de profundo contenido cívico, le tenía poco interés, puesto que habíamos recibido una invitación para ir a pasar los días de carnaval, al Tiputini, allá en el corazón de la amazonía ecuatoriana.

Cinco personas, tres hombres y dos mujeres, abordamos el vehículo, un Vitara 4 x 4. Había que iniciar el itinerario conociendo la vía nueva que, a decir de algunos políticos, será la Trans Oceánica. De Julio Andrade, tomamos la ruta con destino al Oriente, esperando llegar a la primera población, Santa Bárbara. Sufrimos la primera mamada de gallo por parte de unos campesinos –por eso nos dicen pastusos caballos- quienes, al preguntarles cuál era la vía para Santa bárbara, sencillamente nos remitieron al Carmelo.
Una vez dejado atrás Santa Bárbara, comenzamos a descender hacia La Bonita. La vegetación exuberante. La selva, en plena serranía, impresionante. La carretera, angosta y destapada. El paisaje, hermoso. La naturaleza, pródiga.

Después de un lapso considerable, llegamos a la carretera asfaltada. Un gran trabajo en medio de una sobrecogedora soledad. A momentos, recordaba lo que un amigo había dicho, que en esos tramos de la vía, suelen asaltar a los carros, gentes que se toman el nombre de la guerrilla y ocasionan un gran mal a los viajeros.

Rosa Florida, San Pedro de Cofanes, y otros pequeños puntos de nuestra geografía, iban quedando atrás, hasta que llegamos a Lumbaqui, población ubicada a orillas del Aguarico.

El entorno amazónico se insinuaba, y más aún, cuando las tuberías del oleoducto, los tanqueros, el color amarillo de botas y cascos, se observaba a cada paso. Una emoción indescriptible cuando llegamos a Santa Cecilia; emoción, porque allí se deja ver el fuego de las torres de los pozos petroleros. Pensar que ahí, en esa región de nuestro oriente, se comenzó a explotar el oro negro, cuando la dictadura y el comienzo del boom petrolero.

Se nos recomendó que no era conveniente ingresar a la ciudad de Lago Agrio y que podríamos ahorrar tiempo, cruzando el Aguarico en Gabarra. El solo hecho de mirar a ese río, ya imponente en su caudal y teniendo a la otra orilla un sol rojo e inmenso por entre la vegetación selvática, me llenó de nostalgia y alegría: recordar las clases de la escuela, cuando este nombre, Aguarico, era el escenario inicial de la hazaña de Orellana.

Por fin, luego de dejar al filo de la carretera a la Joya de los Sachas y de habernos familiarizado hasta con el olor a petróleo del ambiente, arribamos al Coca o Francisco de Orellana. Qué gentileza de nuestro anfitrión, el coronel Arturo Vizcaíno, quien, después de una breve y saludable tertulia, nos recomendó ir a descansar, puesto que el viaje que nos esperaba al otro día, sería largo y con más emociones.

Allí, en el Coca, nos juntamos con el resto del grupo aventurero: un médico venido de Río de Janeiro, un joven arquitecto y un maestro jubilado y su esposa.
Esa noche se desató una tormenta terrible. El agua caía a cántaros y los rayos y truenos asustaban. No logré dormir bien, pese a la fatiga del viaje, porque la tormenta me hacía pensar en lo difícil y peligroso que habrá sido para don Francisco de Orellana, el llevar a cabo aquella odisea del descubrimiento del Río Mar. No sé por qué, pero todos los hombres que integrábamos el grupo, habíamos coincidido en lo mismo: el pensar en esa acción épica de la historia.

El viaje, aguas abajo por el río Napo, en un deslizador del ejército, fue sencillamente grandioso: los remolinos, los islotes, los bancos de arena, ese descomunal brócoli que es la selva virgen, y las casitas que, muy de vez en cuando, se asomaban a la ribera para gritarnos sus nombres, Providencia, Garzococha, San Roque, Pañacocha, junto con una lluvia pertinaz y la habilidad del “motorista”, nos permitió arribar al Tiputini, un pueblito casi sin calles, perdido entre la selva tropical, bajo un calor y una humedad tremendos, donde la gente, lo único que tiene es tiempo.

El coronel Montiel nos dio la bienvenida. Su cuartel es lo mejor del Tiputini. Los soldados, a pesar de la inmensa soledad, cumplen su tarea cívica en medio de comodidades de primera categoría para su medio: piscina, canchas, talleres, pistas, casino, etc.

Considero que esta oportunidad de conocer a mi Patria desde otro ángulo y otra realidad, ha sido única. Solamente conociendo el suelo patrio se lo puede amar y se puede sufrir con él. Qué bello mi Ecuador. Qué impresionante su paisaje salvaje. No se me quita la idea de que sería positivo el lograr que los estudiantes, para optar su título de bachiller, deberían acercarse a esta región de nuestro territorio, antes que embrutecerse en las discotecas, a pretexto de paseo de fin de estudios.

Un día de aquellos, salí a pasear a la orilla del Napo y saludé con el “motorista” del deslizador, que limpiaba su potrillo, como cuando uno encera su auto. Entre otras cosas, me explicó que el río, al igual que una carretera de primer orden , tiene sus señales que le permite al piloto conducir su nave sin ningún problema; y, algo que me invitó a reflexionar, fue cuando me comentó que él les tiene lástima y pena a esa “pobre gente” que vive en Quito. No sé, decía, cómo es que soportan ese aire contaminado, ese ruido, ese gentío, ese cambio brusco de temperatura; y, más todavía, no sé qué hacen para vivir , porque aquí, a nosotros, el río nos da todo; si necesitamos algún dinero o comida, el río nos proporciona.

Ha pasado el tiempo, y de mi recuerdo no se borra aquella experiencia única y aquella apreciación que, sobre la civilización, tiene un compatriota que ha encontrado todo, hasta su felicidad, en el corazón de la amazonía.

A nosotros nos falta tiempo para todo. A él le alcanza y le sobra, porque solo tiene tiempo y no tiene más nada. Ah, y también tiene lástima por nosotros, los de la ciudad.

El Licenciado DelacroixUn post del Licenciado Delacroix

15 comentarios sobre “Tiputini

  1. La mejor oportunidad de librarse de los cuentos políticos, de las corrupciones a diario que existen, a sufrir por que no llueve, es lo mejor pasar en la selva y acostumbrarse a esa vida es sencilla, es cuestión de ambientarse en unos 8 dias, estar acompañado por la familia y es capaz de no salir al mundanal ruido. Es necesario que todos los ecuatorianos conozcan nuestra amazonía para que sepan lo que tienen derecho a defender.

  2. Este es un comentario que no viene al tema de este blog es a cerca de Tiputini recie hoy revise tus publicaciones y son imprecisas, ni los nombres de las comunidades preguntaste bien de los q me viene a la mente esta PANIACOCHA, y a caso solo te llamo la atención la belleza te deslumbraste por lo hermozo q es se nota q eres superficial e impresionable, NO MIRASTE la contaminación la destrucción en el rio Napo no viste la aequerosidad de los desechos de las petroleras, no te refieres a la pobreza de la gente “solo es hermozo” mira un poco mas alla, leo de vez en cuando tu blog pero me parece q es el articulo mas estupido y superficial q haz escrito, a parte felicito la buena redacción pero pobre el contenido…

    Atentamente.
    Ricardo G.
    Lastimosamente trabajo en una petrolera transnacional que esta sangrando a nuestra amazonia y empobreciendo a la gente de aqui. (Bloque 15)

  3. Ricardo, originalmente colocaste este comentario en otro post así que me tomé la libertad de moverlo hacia acá.

    También me tomaré la libertad de responderte en nombre de mi papá, que fue quien escribió este post.

    No estoy de acuerdo con las imprecisiones que mencionas, el hecho de que no conozcas algunos lugares o pueblos de por allá no significa que no existan. Pero tienes razón, NO MIRAMOS (si, yo también fui en ese paseo) la destrucción y contaminación del río Napo, no la vimos ¿qué le vamos a hacer?. Y si, la gente es pobre, estuvimos en el Tiputini, un pueblito muy pequeño y la gente es pobre, no ve nada del dinero que genera el petróleo que sacan de sus tierras, pero es gente feliz y creo que, en el fondo, sobre eso trata el post.

    El “motorista” del deslizador en el que nos transportamos es un hombre sumamente pobre (según nuestro punto de vista citadino) pero él no nos envidia nada a los “de la ciudad” y más bien nos tiene pena y lástima.

    No vimos mucho del Oriente, pero lo poco que disfrutamos nos impactó, nos gustó y nos pareció hermoso (con S, no con Z). Con esos antecedentes no me parece justo que tildes a este post de “estúpido y superficial”.

    Creo que es más superficial emitir un comentario del tipo “salven a las ballenas” mientras estás cazando una.

    Saludos y gracias por la visita.

  4. Hace mas o menos unos 4 años atras vivi casi un 1 año en el TIPUTINI, tuve la oportunidad de conocer maravillas del Cuartel y sobre todo del mismo Tiputini, saben creo es la mejor aventura que puede haber dentro de la Amazonía, aprendi muchas cosas de ahi, una de ellas aprendi a comer culebra, tortuga, gualiya, guatuza e incluso los mas conocidos MAYONES son gusanos que provienen de la palma de coco, si es un sol que mata lo que hace en el Tiputini y asi mismo las lluvias torrenciales que de veras asustan, pero uno se acostumbra a todo, tanto asi que tienes que andar a diaria con comoda ropa como si estuvieras en la playa, en ese entonces yo viajaba en bus desde la costa hasta quito y luego hasta el oriente “EL COCA”, nunca me fue cansado viajar de 24 a 26 horas hasta el coca y al siguiente dia tocaba vivir la mejor maravilla del mundo, viajar en lancha o canoa por 12 horas mas para llegar al Tiputini, si muy cansado pero en su trayecto veias cosas que nunca se habia visto, mientras que en la canoa, todos nos haciamos amigos, cantabamos, conversamos e incluso compartiamos nuestros alimentos, las discotecas los fines de semana todo era una aventura.

  5. Que puedo decir, leer de alguien que ha vivido lo que yo viví me emociona y mi experiencia fue hace tanto tiempo en 1993 hice el servicio militar en el bs-57 montecristi de la ciudad de tiputini y aunque han pasado tantos años aún sueño que regreso a este increíble lugar tal vez será porque hice la promesa de algún día regresar y aún no cumplo esta promesa.
    En este lugar yo un citadino estudiante de uno de los mejores colegios del Ecuador me tocó manejar por primera vez en mi vida un machete, comer culebras, piraña, guanta, garzas… ahhh cuanta nostalgia creo que en el próximo feriado haré lo posible por coger una mochila viajar como 16 horas hasta el Coca ni sé cuantas horas en canoa hasta Tìputini y así cumplir un sueño en mi vida.
    En cuanto a la sencillez de la gente puedo dar fe que haya muchas personas son felices con lo que son y con lo que tienen y sienten pene por los sufrimientos de quienes vivimos en las grandes ciudades.
    Saludos…

  6. Hola, estuve buscando en la web algo sobre tiputini. y encontre esto..Y, si, es realmente maravillosa la aventura. tambien como el “portador de cohete low” Soy un reservista que hihzo su servicio militar en esta lugar, sin duda muchos de los que estuvimos en este lugar lo llegamos a odiar en algun momento pero eso mismo nos ayudo a amarlo como si fuera nuestra tierra de nacimiento porque eramos nosotros y la selva…… que sufrimos si sufrimos mucho todos los soldados y en especial los conscriptos los ciudadanos que por primera vez estabamos en la selva sufriamos al menos en los primeros dias como ya saben los primeros 3 meses en el cuartel son terribl….. pero el cuerpo se acostumbra y se adapta a la realidad…… puedo al igual que el comentario anterior decir que conozco el lugar se lo hermoso que es y tambien lo que vivimos en ese lugar maravilloso porque nosotros no estuvimos alli de turismo fuimos por nuestro deber a nuestra patria Ecuador…… tambien como mi mantecesor prometi regresar a ese sitio es mas ir mas alla hasta “Lagarto Cocha” el destacamento en donde perdi a mi hermano quien hacia el servicio militar conmigo…. le decian Vann Damme porque era un tipo d buena talla ycomo decimos en mi patria “puro ñeque” puedo decir que sufri la peor experiencia al perder a mi hermano Wilmer en ese lugar…. la vi muy negra…… porque fallecio a los 3 mese y dias de estar alli y regrese a manabi con su cuerpo… luego decidi regresar al mismo sitio aunque mis superiores querian dejarme en manabi……insisti en regresar y lo hice luego de dejar a mi hermano descansando……. en ese lugar ademas de ser maravilloso como cuenta la persona que escribio este articulo es mas que eso es lo maximo deberia adentrarse en la selva para escuchar los pajaros los monos y todos los seres vivos existentes en aquel lugar tan hermoso…….. me gustaria regresar a visitar el lugar aquel donde perdi a mi hermano….. se que llorare sin parar al ir alli…….pero lo prometi al salir de tiputini mientras la canoa que nos traia de vuelta a la “city” se alejaba del puerto donde dejabamos a las mocochitas…. y a un año de dureza pero de una experiencia inolvidable sin duda alguna……. me pregunto si existiran aun la “Debora” la “Pistolita” el argento Papa tantas personas si aun existira la prevencion q ayudamos a construir…. supongo que si…. Elizabeth te felicito por haber estado alli….. hice el servicio militar en el 95 si conocen alguien que estuvo en esa fecha escriban por favor la segunda promocion de la leva del 76…… por favor escriban a mi correo eucev_8@yahoo.com……….. por cierto amigos buen articulo pero en parte de acuerdo con aquel que te dijo te falto o les falto ver mas alla….. saludos

  7. SOY UN SOLDADO DE RESERVA DE LA LEVA DEL 78 PRIMERA LLAMADA FORMADO EN TIPUTINI, EL LUGAR MAS MARAVILLOSO DEL PLANETA , COMO PODER OLVIDAR ESTE HERMOSO LUGAR DONDE COMPARTI MUCHAS VIVENCIAS QUE POCOS TIENE LA DICHA DE CONOCER , AUNQUE ADMITO QUE FUE MUY DURO ADAPTARME AL LUGAR .PERO COMO SE DICE TODO PASA . COMO OLVIDAR LOS TRES MESES QUE ESTUVE EN BALLETEROS .. LA SUPERVIVENCIA LAS PISTAS ,EL POLIGONIO, LAS INSTRUCCIONES Y REALMENTE QUISIERA ESTAR NUEVAMENTA HAY…. NO PIERDO LAS ESPERANZAS . Y NAVEGAR EL RIO NAPO EN LA CANOA AMAZONAS … SON MUCHAS COSAS QUE NUNCA SE PODRA OLVIDAR Y AGRADECER A TODOS LAS PERSONAS QUE CONOCI EN ESE LUGAR …. TIPUTI UN LUGAR QUE TODOS DEBEMOS CONOCER . QUISIERA CONOCER LAS EXPERIENCIAS DE OTROS VODIS QUE AYAN PASADO PPOR EL B.S.57 TIPUTINI…..

  8. AQUI EN ESTE LUGAR FALLECIO MI MEJOR AMIGO JUAN PABLO ALAVA CEDEÑO YO SE QUE DESDE ARRIBA VA A ESTAR AL PENDIENTE DE TODOS COMPA CUIDESE SIEMPRE VA ESTAR PRESENTE EN MI CORAZON Y EN MI MENTE FUE MI MEJOR AMIGO

  9. hola la verdad ke tiputini es un pueblito pequeño queda 14 horas rio abajo por el napo no hay muchos avitantes pero en si su gente es muy amable y acojedora yo lo puedo acegirar xq yo estube alli y pude conocer ls cultura de la jente como viven a ke se dedican viven de la pesca y de la agricultura lo puedo asegurar xq fuy y concricto de la leva de 1986 primera llamada

  10. Hola, que emoción después de tanto tiempo de leer este artículo en Octubre 17th, 2009 a las 7:06 pm escribí aquí que deseaba regresar al tiputini ¡Y lo hize! en Noviembre del 2009 y noviembre del 2010, pienso regresar en abril del 2012.
    Cuantos recuerdos, este pueblo Tiputini ha prosperado tengo entendido que ahora es cabeza cantonal, bien por el progreso. Ojalá que por este medio pueda contactarme con compañeros que hicieron el servicio militar en aquel lugar el bs-57 Montecristi.
    Definitivamente la selva llama, la selva no olvida a quienes fuimos sus hijos y nos invita a regresar.
    Saludos a todos los que tuvieron la oportunidad de hacer el servicio militar en Tiputini.

  11. He leído con atención el artículo. .y soy uno de los participes del mismo, si adivinaron, soy el Coronel Montiel Guillermo, quien recibió con mucho gusto y entusiasmo a mi amigo, quien escribió este blog. Y tuve una dicha dentro de mi carrera militar, fui comandante del glorioso BS-57 “MONTECRISTI” ..si en Tiputini! , y por dos años, 2001 – 2002 donde conocí a gente de diversa índole, y de todas nuestras regiones del país.
    Lugar donde tuve la suerte de conocer todos sus rios, pueblos,comunidades, compartir con sus pobladores sus costumbres, los diferentes alimentos, viajar con ellos, bañarme en todos sus rios, brindarles ayuda si la necesitaban, y me uno a las palabras, es un privilegio el haber conocido, trabajado y haber servido a nuestra patria, desde este rincón de nuestra patria. ..
    Felicitaciones a quien escribió la nota. ..

  12. Muchas gracias por hablar y escribir bien de la tierra de mí esposo yo soy de la Sierra pero me siento orgullosa del lugar al que pertenece mi amor es nativo, habla quichua y es ex conscripto Del cuartel de Tiputini leva 77. A los sujetos que se expresaron negativamente de este sitio de la amazonia les pregunto si hacen. o hicieron algo positivo por el bien de la gente o del entorno para mejorarlo?.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *