#Cuentos El Trilladero

Más revolucionario que Fidel

Era el año de 1959. Cursaba el cuarto año del Colegio, para ese entonces llamado Nacional “Bolívar”. Funcionaba en un antiguo edificio ubicado en la Plaza de la Independencia. Se afirma que fue la primera casa de teja que se construyó en Tulcán. Se dice también que allí fue cuartel y que, siendo cuartel, fue …

Continue Reading
#Cuentos El Trilladero

La mamita

Tulcán, sobre todo en los meses de verano, es dueño absoluto de un horizonte inmenso y bello, especialmente cuando en las tardes, la línea de cumbre occidental, teniendo como fondo un enorme cielo rojo, matizado con esplendores dorados de un sol Pasto que se muere en la hora del crepúsculo, deja ver la silueta de …

Continue Reading
CeroCuatro

La autoridad, aunque tenga piojos, es autoridad

Muy bien, vivo en una ciudad pequeña, menos de 50000 personas habitan esta fría ciudad. Una ciudad pequeña o un pueblo grande, depende de como quieran verlo. ¿Cultura informática aquí? muy poca, poquísima; ¿juegos en red? si, mi local, el único sitio de la ciudad en donde encontrarán 10 computadoras para navegar en internet y …

Continue Reading
El weblog

Dos años de CeroCuatro.net.

“There are 172 posts and 2002 comments” miro en las estadísticas del WordPress y luego de recibir un correo electrónico que decía “We just wanted to let you know that cerocuatro.net will soon expire” me acuerdo que este cyber-recinto está de cumpleaños. Dos años, 172 posts, 2 millares de comentarios y 6 diseños después estoy …

Continue Reading
#Cuentos El Trilladero

De cigarro en cigarro

Sencillamente me encanta el interpretar la guitarra. Me tocan la “tecla” cuando me proponen hacer música. Cuando canto me agrada hacer la segunda voz y la primera guitarra. Podría amanecerme sin problema. Es falso, lo afirmo, que el serenatero y guitarrero es un toma trago de oficio. Desde niño ya sentía el vibrar de las …

Continue Reading
Me Misc.

Se fue la luz

Una mezcla entre susto y desesperación. Susto, de ese que más parece sorpresa, y desesperación, como la que llega cuando uno quiere que los comerciales terminen ya para seguir disfrutando de la serie favorita (más aún si se trata de uno de los últimos episodios de la temporada de 24). Algo así fue lo que …

Continue Reading